5 may. 2007

... MÁS QUE A UN TONTO UN LAPICERO

Todo empieza con esto. No hay más misterio. Si alguien te pregunta cómo lo haces, la respuesta es sencilla: cojo un lápiz y me pongo a dibujar hasta que sale lo que quiero. Nunca sucede que realmente obtengas el resultado esperado, claro está, pero en el camino, y a fuerza de intentarlo, todo el mundo se encuentra con una verdad incuestionable: que a al final, quieras o no, acabas mejorando.
¿No te lo crees? Tú coge un lápiz y verás.


2 comentarios:

Gala dijo...

jejeje, cuando dibujar se convierte en una pasión el lápiz pasa a ser un cacharro imprescindible ^_^

¡buen dibujo!

ISMA dijo...

Amén! No hay verdad más absoluta que ésa.

El lápiz es tu amigo ;) Nos vemos en la caja.
Raku